lunes, 24 de abril de 2017

¿Qué leen nuestros hijos? Hay vida después de los 6

No es la primera vez que en "Hay vida después de los 6" hablamos de libros y lectura, algo que es, sin duda, uno de los temas que nos trae de cabeza a los padres. No tanto ya desde la perspectiva de cómo adquirir esa competencia, sino más bien desde el punto de vista de fomentar y consolidar en los niños un hábito lector. Así que aquí estamos, preparadas para hablar de consejos, experiencias, iniciativas... y, por supuesto, de títulos, porque un de los propósitos de esta propuesta es también compartir los libro.

Numerosos estudios avalan el hecho de que la lectura, como hábito, fomenta la creatividad y el desarrollo cognitivo de los niños e influye positivamente, entre otras, en sus capacidades y competencias lingüísticas. No lo dudo. Sin embargo, desde mi punto de vista, la lectura es, ante todo, un placer. Por eso, no se si leyendo mis hijas serán más o menos "listas", pero sí estoy convencida de que serán más felices. De ahí que, como madre, no he tratado tanto de fomentar la lectura como de favorecer que disfruten con ella. No se trata de leer por obligación, sino por devoción. El problema es que aquí, como en otras muchas facetas de la paternidad, no siempre nuestra mejor intención y actos conducen al objetivo deseado, sino que acaba influyendo, y mucho, los gustos del "interesado". Podemos desear con todas nuestras fuerzas inculcar a nuestros hijos el gusto por la lectura, podemos poner todos los medios a nuestro alcance para que se conviertan en uno buenos lectores, podemos (y debemos) predicar con el ejemplo pero, al final, nada nos garantiza el éxito y debemos asumir que lo único que sí está en nuestras manos es "abonar" el terreno: sentar las bases, poner los medios y confiar en que "prenda" en ellos

Os cuento esto porque, durante mucho tiempo, me preocupó que mi hija mayor no leyese lo suficiente e, incluso, cambié el positivo "fomentar" por un nada constructivo "obligar", hasta que me di cuenta de que estaba confundiendo buen lector con lector asiduo, cuando en esto no se trata tanto de cantidad, como de disfrutar. Ahora he aceptado que alterne periodos de gran intensidad lectora con otros de abandono. También he asumido que tiene una forma poco convencional de afrontar la lectura intercalando capítulos o, incluso, releyendo varias veces las mismas páginas, como quien ve una película una y otra vez y la disfruta como la primera aun sabiendo lo que va a suceder. Porque, sea como sea, cuando se acerca a la lectura lo hace por gusto y disfruta como el que más.

Y, dicho esto, os voy a contar cuales han sido los libros/colecciones que han "pegado fuerte" en esta casa en los últimos tiempos, más o menos, por orden cronológico:



Gerónimo y Tea Stilton: Mi hija mayor hizo la transición desde los cuentos a los libros "de mayores" en formato de historia larga por capítulos de la mano del periodista más famoso de la Isla de los Ratones y su hermana. Sin llegar a "engancharla" de todo estos best sellers de la literatura infantil son, sin duda, dos de las colecciones más oportunas para los primeros lectores.



Junie B. Jones: En 1992, la recientemente fallecida Barbara Park dio vida a esta niña divertida, espontánea y un tanto alocada pero de gran corazón. Quizás porque se ve un poco reflejada en ella, Mi hija se sintió cautivada por sus aventuras, su lenguaje, sus meteduras de pata, sus chistes  y, por primera vez, la vi disfrutando realmente de lo que leía.



Princesas del Reino de la Fantasía: Pertenecen a la serie de Tea Stilton, pero nada tienen que ver con esta. Durante ocho libros se narran las aventuras de las princesas del Reino de la Fantasía, las cinco hijas de un malvado mago derrotado tiempo atrás por un valiente caballero. Es una lectura más densa y, quizás por eso, aunque los cogió con mucha ansia acabó abandonándolas para retomarlos tiempo después.



La banda de Zoe: De la mano de la periodista Ana García-Siñeriz y el diseñador Jordi Lavanda llegan las historias de esta joven y su panda que, al más puro estilo de "Los  Cinco" -y salvando las distancias- resuelve todo tipo de misterios tanto en su entorno más cercano como en algunas de las ciudades más importantes del mundo.



El diario de Greg: Al principio temí que, con poco más de ocho años, mi hija fuese un poco pequeña para entenderlo. Al final, tras ojearlo una y otra vez cada vez que iba a la librería, me arriesgué confiando en que, como sucedió con las Princesas del Reino de la Fantasía, si estaba todavía un poco verde para ellos, la madurez haría su propia "selección natural" y lo abandonaría. Pero alguien que se define  a sí mismo como un "pringao total", tal y como hace Greg, resulta demasiado divertido como para que mi hija no claudicase desde el primer momento.

Y no me quiero despedir hoy sin recuperar un post antiguo, que habla también de libros, aunque con un recorrido mayor. Son los cinco libros que han sido imprescindibles para mis hijas en algún momento de sus vidas, esos que ambas han hojeado y ojeado una y otra vez hasta casi sabérselos de memoria.



1. El bolso de mi mamá / 2. Las niñas del Mundo / 3. Abezoo /
 4. Mi Atlas Larousse / 5. Las tres mellizas y Tutankamon 

Para jugar ¿Qué guarda mamá en el bolso? ¡¡¡Averígualo conmigo y a disfrutar!!! Un éxito rotundo para prelectores.
El fondo importa... pero también la forma Mis hijas aprendieron a leer en letras mayúsculas, pero no son muchos los libros escritos con este tipo de grafía, así que este permitió a ambas experimentar por primera vez esa sensación de empoderamiento y autosuficiencia que aporta a los niños poder leer por sí mismos un cuento.
Letras, animales e historias Una letra, un animal y una historia... e ilustraciones preciosas y colores llamativos... poco más es necesario para asegurarnos noches de diversión.
¿Dónde está...? Primero fueron las banderas, después llegaron los países y, finalmente, las capitales. ¡Nunca un atlas dio para tanto!
El origen de una obsesión Tutankamon, Lord Carnarvon y Howard Carter... de las mano de Las Tres Mellizas vivimos infinidad de aventuras en el antiguo Egipto en un libro en el que realidad y ficción se entremezclan en una amena lección de historia.

Y vosotros, ¿cómo fomentáis que vuestros hijos lean? ¿lo lográis? ¿cuáles son sus libros preferidos? 

botones compartir post

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...